Dic 30
running portada

El running, deporte de moda

El running, ahora mismo, ya es algo más que una fiebre deportiva. Es también un atractivo pastel económico en el que el marketing y los intereses comerciales juegan un papel francamente importante que, a menudo, les hace pasar por delante de la lógica y los avances científicos. Un primer dato: la industria del calzado deportivo mueve alrededor de 20.000 millones de dólares anuales. Un segundo dato: en España se venden hoy en día, más del doble de zapatillas deportivas que en 2009, aunque no hace ni diez años. A todo esto, los servicios de Fisioterapia se llenan de corredores y no es extraño: hay estudios que constatan que un mínimo del 50% de los runners se lesiona una vez al año.

El fenómeno no es sólo de nuestro país, sino mundial. Como en tantas otras cosas, es en Estados Unidos donde se inició la tendencia que apunta que, en España, el número de runners ha crecido más de un 100% en los últimos años, con un porcentaje de mayores de 40 años que se animen a participar en maratones superior al 50%. Son datos que evidencian que la tendencia no parece tener freno y que, a la fuerza, se incrementan las consultas de runners más o menos ocasionales a los servicios y clínicas de Fisioterapia. “Es obvio que se están llenando de runners las consultas de fisioterapeutas, y nosotros lo notamos porque cada vez tenemos más fisioterapeutas que nos piden hacer una formación específica al respecto en vista de la creciente demanda que tienen”, explica Albert Carrère, responsable en España de la Clínica del Corredor junto con Alex Álvarez.

running grupo

La Clínica del Corredor tiene su origen en Canadá y se ha convertido en una referencia internacional en cuanto a la prevención de lesiones en las carreras a pie. Carrère pone sobre la mesa otro dato que demuestra la vitalidad de todo lo que rodea el mundo del running hoy día: “nosotros constatamos que cada mes se publican alrededor de 1.500 artículos sobre el tema en todo el mundo”. También es evidente, por tanto, que en pocos años crecen a un ritmo vertiginoso las evidencias científicas en torno al running y todo lo que lo rodea. Sin embargo, los mitos y las creencias populares siguen teniendo un gran peso específico. En opinión de Carrère, “si una marca saca una nueva zapato deportivo y grita a los cuatro vientos que tiene unas determinadas ventajas y te lo repiten en la tienda, este mensaje llega a mucha más gente que el tú puedas decirles desde ámbito científico “.

Los mitos son diversos, empezando por lo que sostiene que el calzado deportivo es crucial para un runner. “Evidentemente que el calzado es importante porque es el contacto del corredor con el suelo y no hay que infravalorar lo pero, a menudo, detrás de las lesiones hay otros factores que tienen más importancia”, apunta Miki Martínez, vocal de la Comisión de Fisioterapia neuromusculoesquelético del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña. Entre estos factores “está el hecho de haber tenido lesiones previas, es decir, haber sufrido una lesión previa hace que tengas muchos más números de tener una lesión posteriormente”, indica.

En esta misma línea se manifiesta Carrère cuando dice que “el calzado no es la parte más importante en cuanto a prevención de lesiones; es un factor secundario “. Hay factores mucho más importantes como es “la cuantificación del estrés mecánico o, dicho de manera sencilla, el querer hacer demasiado en demasiado poco tiempo. Normalmente, el 80% de las lesiones están relacionadas con esta causa “, añade.

chica running

La progresión, por tanto, es una palabra clave para todo runner. “Para evitar lesiones, problemas articulares o tendinosos típicos en los corredores, hay que hacer una progresión muy bien pautada. Lo que no puede ser es que tomamos las primeras zapatillas que tienes en casa y que salgas a correr media hora porque ahora tienes un poco de tiempo y te apetece “, reflexiona Fidel Sust, jefe de Fisioterapia del Centro de Alto Rendimiento ( CAR) de Sant Cugat. Y aún añade: “hay que ser conscientes de cosas básicas que, a menudo, se pierden de vista. Una persona que hace 5 mil metros cómodamente, no puede hacer 10 mil metros de golpe, sin ningún tipo de entrenamiento previo. Es importante saber cuántos kilómetros corres a la semana e ir incrementando progresivamente “.

Pero que el calzado sea un factor secundario en el desarrollo de determinadas lesiones no quiere decir que no sea una buena herramienta de tratamiento y de prevención. Según Carrère, “lo que nosotros vemos es que el calzado es la principal alteración de la biomecánica y que más del 90% de los corredores corren con un calzado que les provoca que tengan una técnica de carrera más ineficaz y que rindan menos”. Es necesario, por tanto, mirarse que llevamos en los pies o que no llevamos a los pies, si se opta por el minimalismo en el calzado. Carrère cree que, a menudo, es una buena manera de alterar la biomecánica en menor medida. “Lo que nosotros hemos constatado es que un 70% de índice minimalista es necesario para que no haya alteraciones biomecánicas”, afirma. Lo que no quiere decir que haya que sugerir a todos que se pase al minimalismo en el calzado.

Para que un corredor puede estar perfectamente acostumbrado a hacer unos determinados kilómetros a la semana con un calzado amortiguado, ha sido progresivo en la aplicación de cargas y no sufre ninguna lesión. En este caso, no habría que cambiar nada. El minimalismo no es ninguna religión.

pareja running

“Yo sólo recomendaría un cambio de calzado a un paciente si creo que tiene que ver con la patología que presenta”, reflexiona Martínez. “Lo importante es que el paciente corra cómodo y que el calzado no altere su biomecánica natural a la hora de ponerse a correr”, concluye. En el caso del minimalismo, pero, de nuevo la progresión vuelve a ser imprescindible para ahorrarse lesiones. Aquel que no comprenda que no puede pasar de correr con un calzado amortiguado a hacerlo, de repente, con un calzado minimalista o, incluso, sin calzado, tiene un gran riesgo de lesionarse. Es lógico. Llevamos toda la vida, casi desde que nacemos, con el pie embutido dentro de un zapato como para poder imaginar que, en pocos días, podremos salir a correr casi sin calzado. El proceso de adaptación requiere de tiempo. Carrère explica que en la Clínica del Corredor aconseja que el primer día que se sale a correr con calzado minimalista, y si se hacen sesiones de 50 minutos, por ejemplo, tan sólo se haga minimalista un minuto y los 49 minutos restantes se hagan con el calzado habitual. Y cada día, se trataría de aumentar de minuto en minuto.

Volvemos a ir, pero, a remolque de lo que ocurre en Estados Unidos. Y en América del Norte, ahora mismo, el minimalismo en el calzado todavía pesa, pero ha comenzado a ganar terreno todo lo contrario: el ultramaximalisme, con marcas como HOKAH haciéndose un gran hueco en el mercado. Y ya estamos otra vez: son el marketing y la publicidad los que acaban determinando, en buena medida, que se ponen a los pies la mayoría de corredores de todo el mundo. Como dice Miki Martínez, “es verdad que cada vez hay corredores mejor informados, pero también es cierto que, hoy en día, el único criterio que sigue la mayoría de gente es elegir los zapatos que son más ‘chulas’ y más nuevas , y este no debería ser nunca el factor más importante en el proceso de compra “.

About The Author